textos/entrevista-a-lapassade

 


Como citar este texto:
Varela, Cristián, “Entrevista a Georges Lapassade”, Campo grupal, 58, 2004, julio.
Disponible desde: http://cristianvarela.com.ar/textos/entrevista-a-lapassade  


Entrevista a Georges Lapassade

Cristián Varela


La presente entrevista constituye la primera parte de una serie de encuentros mantenidos durante el mes de Junio de este año con Georges Lapassade en Paris. La primera reunión la realizamos en la Universidad de Paris 8 –que él mismo contribuyera a fundar a principios de los ’70- donde a la edad de ochenta años concurre todos los días, permaneciendo ahí más tiempo que en su propia casa. Los encuentros siguientes los repartimos entre la Universidad y la casa que se compró a escasos metros, luego de jubilarse como Profesor. Lapassade prefirió en esta oportunidad centrarse sobre el tema del dispositivo de intervención, pues estaba en tren de escribir un artículo al respecto para una revista especializada.


Cristian Varela: No es fácil ubicar su obra en los estantes de la biblioteca: al principio la filosofía, enseguida la psicosociología, luego su preocupación por la institución para pasar sin aparente solución de continuidad a interesarse por los fenómenos de trance y de disociación de la conciencia...; todo esto sin contar sus textos sobre etnología, microsociología, las culturas alternativas, etc. Sin embargo, si Ud. esta de acuerdo, quisiera comenzar preguntándole sobre los orígenes del Análisis Institucional, la corriente que Ud. fundara junto con René Lourau.

Georges Lapassade: Si, pero quiero recordar que no fuimos los únicos, estaban también por ejemplo Félix Guattari, los hermanos Oury, y otra gente que dio origen a distintas líneas del Análisis Institucional. En lo que a mi respecta, el origen del AI se sitúa en el problema del dispositivo. Es importante decir esto porque supone una toma de posición al respecto y ayuda a identificar mejor a nuestra tendencia. También debo decir que por es época había un contexto cultural muy importante que favorece el surgimiento del AI. Por ejemplo, en los ’60 se plantea toda una discusión en torno del problema de la burocracia, tema que preocupaba a muchos de nosotros y que se situaba en el centro de los debates de la izquierda; nuestra crítica apuntaba al carácter estalinista que había adquirido el comunismo. Esto se ve claro cuando se lee mi libro Grupos, Organizaciones e Instituciones, que tiene una clara inspiración trotskista. Entre quienes se preocupaban por la cuestión burocrática estaban también los revisionistas de la revistaArguments, dirigida por Edgard Morin. Morin me encarga la coordinación de un número sobre el tema, porque un año antes, en 1959, yo había participado de una situación política particular; por ese entonces era Profesor Consejero en una residencia universitaria, en Antony, en los alrededores de Paris; ahí tuve un conflicto a propósito de la organización interna de la residencia con un grupo de estudiantes del Partido Comunista; pude entender un poco mejor qué pasaba gracias a la ayuda de otro estudiante, también del PC pero de orientación trotskista –digamos que mantenía una actitud entrista‒ quien me ayudo a teorizar el problema con los estalinistas; ellos tenían un peso importante porque dirigían el Centro de Estudiantes y eso les daba derecho a cogestionar la Residencia junto con las autoridades administrativas

CV: En ese momento ¿Ud. pertenecía o estaba cerca de algún partido político?

GL: No, en absoluto, no estaba en ningún lado. Aquella situación significó para mí un momento de toma de conciencia respecto de la política a partir del problema de la burocracia. Hasta entonces, a la hora de votar, votaba siempre por la izquierda, pero nunca fui comunista; tampoco era consciente de lo que en esencia era el estalinismo, esas cosas no me preocupaban. Fue ese conflicto, a propósito de la cogestión y de la organización, lo que me llevó a reflexionar por primera vez sobre la política.

CV: ¿Por ese entonces su actividad era la docencia universitaria?

GL: No, yo no dictaba clases, era investigador en el CNRS.

CV: ¿Y sus investigaciones trataban sobre...?

GL: Preparaba mi tesis sobre “La entrada en la vida”.

CV: Fue entonces a partir del encargo de Morin que Ud. comienza a teorizar sobre las instituciones...

GL: Si, yo había contado un poco por todos lados la situación vivida en la Residencia Estudiantil de Antony, y eso le intereso a algunas personas ligadas a la cuestión política y a la Sociología. Para mí, significo la entrada en el debate político de la izquierda, pero no una entrada desde una perspectiva “macro”, sino ya entonces microsociología; pues fueron las dificultades en una microsociedad las que me llevaron a reflexionar políticamente sobre un problema de orden mundial: el comunismo, el estalinismo, etc., desde una perspectiva, si Ud. quiere, etnológica; aunque hay que decir que por más que conociera bien la teoría, yo no me sentía etnólogo, antes bien me definía como microsociólogo de grupos, un poco al estilo de Lewin y Moreno; pero sin pertenecer a ninguna sociedad o agrupación de psicosociólogos; yo poseía un status bastante ambiguo; por ejemplo asistía a las clases de formación en training groups (TG) en calidad de alumno, y también me formaba en psicodrama.

CV: ¿En Paris?

GL: Sí, siempre en Paris. Al participar de los TG yo había descubierto una falla en el método, una suerte de falta analítica, un silencio o represión (refoulement). Esos grupos funcionaban con quince o veinte personas, más un coordinador que los invitaba a observar al propio grupo; pero el problema era que ahí no se planteaba la interrogación sobre lo que en ese momento comencé a llamar la institución del grupo, su dimensión institucional.

CV: De una manera ante todo intuitiva...

GL: Claro, el grupo se suponía no directivo, pero de hecho eso no era cierto, pues el coordinador detentaba un poder no explicitado ni analizado. ¿Quien garantiza el funcionamiento del grupo? Hay siempre una institución u organización por detrás. Está además la institución interna, el dispositivo grupal, que aunque se desee revolucionario no difiere en esencia de la escuela tradicional. Es cierto que en la escuela hay transmisión de saber, cosa que no hay en el TG. Pero las diferencias proclamadas por la teoría no directiva ocultaban las analogías con la escuela tradicional: había horarios preestablecidos, roles instituidos, etc. En el fondo no se salía del modelo universal de la escuela, un modelo de relaciones desiguales entre enseñantes y enseñandos. Esta constatación me permitió formular dos cosas. En primer lugar, un discurso teórico, que aunque finalmente fue bastante escuchado por los psicosociólogos lewinianos de la época, al principio levantó fuertes protestas; ahora me doy cuenta, por los últimos encuentros mantenidos con ellos, que cuarenta anos atrás resultaron bastante sensibles a mi discurso crítico. En segundo lugar, el descubrimiento de la dimensión institucional del grupo me permitió proponer un dispositivo alternativo: el grupo autogestivo; pero el problema fue que esto contradecía lo que hacían mis colegas, y por otro lado yo no formaba parte del staff de formadores, simplemente participaba de los grupos como uno más. Como no hubo acuerdo con ellos me planteé la necesidad de cambiar de terreno, es decir, salir de la formación de adultos para ir a las escuelas primarias. Tuve la suerte de encontrar un pequeño grupo de docentes, disidentes del movimiento Freinet, que practicaban la autogestión en una escuela en Gennevilliers. Este grupo había formado una cooperativa con intenciones autogestivas, tomando el modelo del consejo cooperativo usado en la producción y llevándolo al interior del trabajo en la clase. Por ejemplo, si se producía un conflicto entre los alumnos, éstos podían pedir una asamblea general. Se trataba de lo que por entonces definí como autogestión pedagógica. Luego de esa experiencia, propuse el mismo modelo como alternativa para la formación, no ya de niños, sino de adultos, de estudiantes universitarios. La propuesta obtuvo cierta aceptación, porque la principal federación estudiantil de la época, la UNEF, carecía por entonces de programa político. Su programa, basado en la oposición a la guerra de Argelia, ya en 1962 con la independencia argelina, se había vaciado de contenido; de ahí entonces la relativa aceptación que tuvo nuestro dispositivo autogestivo.

CV: ¿Cómo se ubicaba políticamente la UNEF en ese momento?

GL: Con la guerra de Argelia había pasado de una posición más bien de derecha, a una postura de izquierda.

CV: Una izquierda no ortodoxa...

GL Socialistas, próximos al PSU, aunque había también trotskistas. Entonces, en la efervescencia política de la época se produce un espacio receptivo para la autogestión pedagógica, aunque sin que se planteara cómo podía llegar a implementarse en la Universidad. Más aun, creo que nuestra propuesta no podía desembocar en ninguna implementación práctica. Por otra parte yo no tenia cursos a cargo, era investigador científico, así que tampoco podía realizarla por mi cuenta. De todas maneras, al menos quedó el planteo teórico y la propuesta práctica de un dispositivo alternativo, si puede decirse así. Al mismo tiempo mi error fue que en mi entusiasmo pretendía reemplazar al TG por el grupo autogestivo, ahora veo que no había porqué competir, no tenía sentido plantear una guerra de dispositivos. Cometí el error de postular el mío como bueno y tachar al otro de malo. De todas formas, lo que más importa de todo esto es que dio lugar al descubrimiento de la dimensión institucional del grupo, y a nuestra corriente del AI. Repito, entonces, que ella nace a partir de la crítica al dispositivo lewiniano-moreniano de la psicosociología y del psicodrama de grupos, dispositivos que por entonces estaban muy de moda, no sólo en medios educativos, sino también en medios industriales, productivos.

CV: ¿Quienes lo habían difundido?

GL: Por ejemplo Jacques Ardoino; y también Max Pagés, quien al final de su tesis sobre la vida afectiva de los grupos consagra dos páginas a sus diferencias con los grupos autogestivos de Lapassade. Pero ahí también dice que yo lo ayudé a comprender mejor el problema del liderazgo oculto, no explicitado, en los TG. El AI comienza entonces con la propuesta de un dispositivo alternativo para la formación, dispositivo que inmediatamente se traslada al campo de la intervención. En esos momentos tomo el termino “socioanálisis” de Van Bockstael – que tuvo una fuerte influencia sobre nosotros‒ para denominar así a la practica de intervención. Van Bockstael, por ejemplo, había inventado un dispositivo de formación en perpetuo cambio, cada diez días cambiaba su dispositivo. Por nuestro lado, y respecto del dispositivo de intervención, el cambio consistió en que nuestros “clientes” podían modificar las reglas, negociar los horarios, la duración, los honorarios... Nosotros propusimos un modelo de dispositivo que tomamos del psicoanálisis, pero incluyendo la negociación de las reglas; de esta manera modificamos la rigidez del dispositivo psicoanalítico. En 1968 publicamos con René Lourau Claves de sociología, libro que fue traducido en varios idiomas. En el capitulo dedicado a la intervención definimos algunas cuestiones relativas al dispositivo sicoanalítico, por ejemplo las seis reglas de funcionamiento. Lo que intentamos hacer fue una descripción del dispositivo, pero con fuerza de ley, si se acepta la imagen retórica; leyes que luego fueron modificadas –y está bien que lo fueran- pero que en su enunciado original dejan traslucir las huellas del psicoanálisis. Si se observa bien se verá que el dispositivo psicoanalítico proviene de la hipnosis, cosa que por otro lado el mismo Freud relata; hay entonces en Freud una transposición de un dispositivo a otro. De manera similar nosotros hicimos una transposición del dispositivo psicoanalítico al dispositivo socioanalítico. Al hablar de reglas no estoy hablando de cuestiones normativas, lo que quiero decir es que intentamos una definición; pues en rigor hay que decir que la psicosociología nunca definió su dispositivo, se lo puede deducir, pero no está explicitado.

CV: Ud. quiere decir que un dispositivo cuyas reglas de funcionamiento carecen de formulación explicita, supone en términos de poder una arbitrariedad mayor que si estuvieran taxativamente enunciados.

GL: Correcto, esa es la idea, el TG carecía de regla explícita lo cual supone que la poseía de manera oculta. Por eso digo que nuestra disidencia -junto con Lourau- que da origen al AI se sitúa en el cuestionamiento del dispositivo psicosociológico y en la búsqueda de una forma alternativa.

CV: En ese momento Uds. dos coincidían, sin embargo da la impresión que ya en el origen del movimiento existían diferencias entre Ud. y Lourau.

GL: Esas diferencias vinieron después, por el momento y respecto del dispositivo creo que siempre estuvimos de acuerdo, salvo que yo era mas versátil, mas inclinado a las innovaciones sucesivas siguiendo mis propios caprichos; tenía una tendencia un poco a hacer lo que me gustaba, a buscar un poco por todos lados, mientras que Lourau era mas obsesivo, mas rígido, se atenía al dispositivo sin cambiarlo. Por ejemplo, en un momento dado quise hacer entrar en el socioanálisis a la bioenergía, pues en nuestras sesiones -que duraban poco, más o menos tres días- se suscitaban crisis emocionales que no sabíamos cómo manejar. Por mi parte había asistido a seminarios de bioenergía y pude observar la habilidad que poseían los coordinadores para la provocación y gestión de crisis, eso funcionaba, ellos desencadenaban situaciones similares a estados de trance, y luego las llevaban a buen termino. Me planteé entonces la necesidad, o bien de reformular la técnica de la bioenergía o bien de hacerla entrar en nuestro dispositivo, incorporando a bioenergetistas a nuestros staff de intervención. Ahora bien, Lourau no estuvo para nada de acuerdo sobre este punto, aunque por entonces su mujer estaba bastante cerca de la bioenergía. Pero esta es otra historia, en los orígenes coincidimos. Antes de cerrar quiero entonces volver sobre dicho al principio: el AI se origina, antes que como una teoría, como una crítica y una búsqueda de dispositivos.

 

París, junio 2004.

textos/entrevista-a-lapassade

14:22hs, 14 de Julio de 2014 (GMT)